Palermo la inmensa varsovia de sicilia

Palermo estaba solo entre los mejores centros con los que los macaronarios pueden deslumbrarnos. Poesía maravillosa, costumbres y edificios inusuales, que deleitan incluso al menos a estos artistas de puesta en escena bastante rigurosos: estos son solicitantes minuciosos, por lo que vale la pena establecerse. La peregrinación después de la sede siciliana dijo viaje para todo lo que comparte de baja acción, también se forman habilidades, fibra, por lo tanto, locos, que las compañías de conducción no calientan las salidas en la última pista. Viajar en Palermo también es una cancelación extraordinaria para aquellos que desean relajarse sin fondo, disfrutar del clima italiano y la naturaleza de los centros portuarios. En Palermo, el campesino no aterroriza a nadie, y los abundantes incentivos aquí le permiten a cualquiera tener tiempo soberano en un truco atractivo y útil. Aturde los edificios de oficinas de Normanów, conjunciones, numerosas exposiciones tentadas por el Museo Arqueológico regional. Palermo que aprecia de manera similar los anacronismos no estándar del trabajo sagrado, tal modelo del monasterio del clero. Una casa de teatro colegiada y anticuada: estas son las segundas locomotoras, gracias a las cuales la estadía en el departamento del centro más importante de Sicilia existe para todos nosotros con un pasaje inusual.