Limite y final

Regresión no es una palabra concienzuda succionada por un dedo del pie conocido, cualquiera lo conoce solo, desde Kowalski estadístico hasta puristas de todo el mundo, pero con confianza en Polonia. Muchos de nosotros, Kowalski, estamos dispuestos a incurrir en deudas. Sin embargo, estas dos obligaciones: sobregiro y punto muerto, no deben ir juntas en dos, aceptamos sistemáticamente esta hazaña. ¿Se está aflojando la deuda en este momento? Por la irrevocabilidad, nos aliviará durante una era determinada, pero luego debemos comenzar a recompensarlo. Después de todo, la liquidación actual es lenta cuando los bancos nos llaman débitos nuevos desde todas las perspectivas. Para muchos de nosotros no existe tal falla de entretenimiento, uno debe analizar el presente cuidadosamente, cuando tengamos a mano una matrona autorizada, vale la pena discutirlo con este elemento. Una buena ventaja de la caída es el hecho de que los débitos en el curso moderno suelen generar modestos intereses. Sin embargo, digamos que el crédito contemporáneo no es un rescate exitoso adictivo de una configuración maliciosa. A pesar de todo, es en los bancos donde cualquiera de los "pobres" buscará un límite adecuado para la seguridad innata.